Tomar una bebida de chocolate es un deleite para el paladar a la vez que favorece nuestra salud.  Ya desde hace miles de años las civilizaciones que poblaron América Central y América del Sur, consumían cacao a manera de bebida, a la que atribuían poderes sagrados y propiedades curativas por su capacidad de dotar de energía y vigor físico.

Hoy, esta sabiduría ancestral ha sido ratificada por la ciencia moderna, que dispone de abundante evidencia sobre los efectos positivos del consumo de cacao en bebidas. Investigadores de la Universidad de Cornell en USA señalan que la bebida de cacao contiene antioxidantes que ayudan a prevenir el cáncer, y combaten las enfermedades cardiacas además del envejecimiento. Los investigadores hallaron que el cacao disuelto en agua caliente contiene más antioxidantes que el vino tinto (casi el doble), que el té verde (de dos a tres veces más) y que el té negro (de cuatro a cinco veces más). La acción antioxidante se debe a ciertos compuestos llamados “flavonoides”, que reducen el colesterol LDL, evitan el riesgo de coágulos sanguíneos,  contribuyen a bajar la presión arterial y mejoran las funciones cognitivas.

Ahora bien, existe una diferencia esencial entre beber cacao y consumir productos de chocolate a los que se ha adicionado altas dosis de azúcar, lácteos y en algunos casos, grasas vegetales, a tal punto que su contenido de cacao acaba siendo mínimo. Aunque una barra  de chocolate tenga una actividad antioxidante importante, su efecto benéfico puede ser anulado debido a la cantidad de grasas saturadas presentes y a su elevado contenido de azúcar. De hecho, el doctor Chang Yong Lee, el investigador a cargo del estudio citado anteriormente, afirma que ante la posibilidad de elegir entre los antioxidantes provenientes de una taza de cacao o de una barra de chocolate, es mejor escoger la bebida. Encontramos evidencia de esta afirmación en la comunidad indígena Kuna en Panamá, estudiada por científicos de la Universidad de Harvard, quienes hallaron que la incidencia de enfermedades cardiovasculares, infarto, cáncer y diabetes –cuatro de las causas más comunes de muerte en la actualidad- era prácticamente nula entre los Kuna, quienes como parte de sus tradiciones, beben en promedio 5 tazas de cacao al día. Según investigaciones posteriores, su dieta rica en flavonoides provenientes del cacao podría ser una de las explicaciones.

Así, vemos que el consumo de bebidas con cacao contribuye a protegernos de enfermedades crónicas y degenerativas gracias a su potente contenido antioxidante, al tiempo que disfrutamos de la energía y el placer de consumir el alimento de los dioses.

LaChó, con su lema “toma la vida” te invita a sacarle el máximo provecho a las cualidades nutricionales de este extraordinario superalimento, a través de su línea de productos para la elaboración de bebidas. Prueba LaChó Cacao 100, puro cacao calidad gourmet, libre de azúcares,  o el exquisito LaChó Chocolate de Taza, aromatizado con canela y pimienta dulce, con más concentración de cacao y menos contenido de azúcar.

 Todos los productos LaChó contienen verdadero cacao, no empleamos grasas vegetales ni lácteos, lo cual permite que te beneficies de mejor manera de las nobles propiedades de esta fruta.